Archivos de la categoría Conceptos

Acuario

Los antiguos decían que Acuario es uno de los signos ‘humanos’. Finalizando el ciclo solar, quizá sea el más humano de todos porque el animal humano no existe sin el grupo: crece y se desarrolla en él a base de imitar (Luna) comportamientos y actitudes. Tod@s formamos parte del cuerpo social, queramos o no. Prácticamente toda la vida transcurre en la tensión entre integración y marginación del grupo, entre asimilación y alienación. Pero sólo el ‘alien’ tiene la perspectiva o distancia necesaria para interrogarse acerca de esa tensión y formularla. Sólo el alien sabe qué es estar ‘fuera’ y cómo se ven las cosas desde allí. Y ha venido a contárnoslo.

Sigue leyendo Acuario

Venus, los regalos y el amor

Anoche culminaron doce días de celebraciones navideñas y de nuevo año en la tradicional Epifanía cristiana, la Noche de Reyes. Han sido días de reuniones familiares, comidas, cenas, en las que también hay algo de compromiso y exigencia, no en vano estas fiestas se producen durante el paso del Sol por el signo de Capricornio. Sobre todo son días en los que se intercambian regalos, una tarea que corresponde al planeta Venus.

Se suele decir que Venus es el planeta del amor. En mi opinión, el amor es algo mucho más amplio y cuya representación no puede dejarse a cargo de un solo planeta. Venus se ocupa, eso sí, de un aspecto muy relevante en cualquier tipo de relación, que se llama reciprocidad. Sigue leyendo Venus, los regalos y el amor

El ‘misterio’ de Andreas Lubitz

Andreas-Lubitz-3-290x290 El 'misterio' de Andreas LubitzLeo una idea que se repite estos días: “Nunca sabremos qué pasó exactamente por la cabeza de Andreas Lubitz” o “Consideremos estos sucesos como inconcebibles, no intentemos explicar lo que a veces, simplemente, no tiene explicación.” Es sensato y muy sano aceptar lo inevitable así como la idea de que los asesinatos en masa se seguirán produciendo por muchos controles que se desplieguen, pero creo que sí que podemos encontrar algo cercano a una explicación de la trama interior del joven Andreas Lubitz con las herramientas astrológicas. Sigue leyendo El ‘misterio’ de Andreas Lubitz

El final del invierno y el eterno retorno del ciclo solar

Serpiente_alquimica-300x298 El final del invierno y el eterno retorno del ciclo solar
«Serpiente alquimica», Codex Parisinus graecus 2327, anónimo medieval. Por Carlos Adanero para Wikimedia Commons.

El signo de Piscis, el más acuático de los signos, señala el final oficial del invierno y la llegada a término de la cuarta y última fase del ciclo solar anual, que se corresponde con el elemento Agua. En Piscis se efectúa, por lo tanto, la desintegración de la forma (Agua) y la reunión con el Todo. Es el fin que precede al nuevo inicio en la antigua concepción circular del tiempo y del mundo.

Se trata del “eterno retorno” del que habló Mircea Eliade, el gran historiador de las religiones, nativo solar de Piscis. Esta “regeneración cíclica del tiempo” exige purificación, la eliminación de “demonios, enfermedades y pecados”, para que, efectivamente, el tiempo y el mundo se extingan y comiencen de nuevo en el estado más semejante al del inicio de los tiempos y su pureza original. Por eso, desde la antigüedad, este umbral se atraviesa con ritos y ceremonias de purificación, que varían de unos pueblos a otros, pero en las que frecuentemente encontramos ceremonias de “extinción y de reanimación del fuego, expulsión material de los demonios y las enfermedades por medio del ruido y ademanes violentos y en otras, la expulsión del chivo emisario en su forma animal o humana”. En resumen, se trata de la “abolición del año pasado”, del tiempo pasado y de “las faltas del individuo y de la comunidad en su conjunto”: la repetición del paso del caos (la desintegración de Piscis) a la cosmogonía, a la restauración del cosmos.

fallas-granada-300x200 El final del invierno y el eterno retorno del ciclo solar
La Cremà

Todos estos elementos los encontramos en las fiestas de las Fallas de Valencia, que siguen el patrón de la celebración ancestral del final del año solar, aunque aparentemente se haya perdido la consciencia del sentido original de estas fiestas. Así, habiendo atravesado unos días de incesante ruido con las “mascletaes”, petardos, charangas y berbenas (expulsión de los demonios mediante el ruido), las Fallas terminan esta medianoche con la cremà (extinción mediante el fuego) de los monumentos falleros, plagados de ninots (chivo emisario) representativos -en principio- del lastre colectivo que hay que hacer desaparecer de cara a la primavera, al nuevo año, a la vida nueva. Ante los aparatosos monumentos modernos, prefiero los precedentes: las Fallas más antiguas conocidas consistían en residuos de la actividad laboral, artesana, amontonados junto con enseres viejos e inservibles, que se quemaban al final del invierno para hacer sitio a los nuevos: trastos nuevos, vida nueva. En mi opinión, sería deseable que se recuperara la consciencia del sentido original de estas fiestas, porque este rito, consciente y convenientemente organizado, realizado por todo un pueblo ha de tener, necesariamente, una enorme fuerza regeneradora.

Referencia bibliográfica: “El mito del eterno retorno”, de Mircea Eliade. Alianza Editorial (2002).

Saturno en Escorpio, S.O.S.

Los-arcanos-del-tarot-La-Muerte-170x300 Saturno en Escorpio, S.O.S.
Saturno (esqueleto, muerte) en Escorpio (la “poda”).

Ya va quedando menos para que Saturno abandone Escorpio. Entró en el signo en octubre de 2012 y saldrá de allí para entrar en Sagitario el próximo 23 de diciembre, aunque volverá a recorrer los últimos grados de Escorpio entre el 15 de junio y el 18 de septiembre de 2015, cuando saldrá definitivamente. Como veremos a continuación, parece que hay fuerzas oscuras que han estado aprovechando al máximo este tránsito de Saturno en Escorpio así como el tiempo que le resta. Como Saturno rige con Júpiter los grandes ciclos socio económicos, los inquietantes efectos de este paso por Escorpio podrían ser duraderos.

Saturno es el maléfico mayor porque está compuesto de las cualidades primitivas de frío y sequedad, las dos que se oponen a la vida. Además, la ‘malignidad’ de Saturno se apoya en que esas dos cualidades están descompensadas, siendo el frío la cualidad extrema de este planeta.

El frío es ausencia de calor y de luz, que es lo que origina el calor. Representa el movimiento centrípeto (de fuera hacia dentro: adquisición, absorción), la oscuridad, el secreto. La actividad no es aparente sino latente o interiorizada. Por su parte, la sequedad simboliza organización, rigidez y falta de empatía. Así como las cualidades que conforman Saturno se oponen a la vida, los dos domicilios del planeta, Capricornio y Acuario, se oponen en la rueda zodiacal a los de las luminarias de la carta, que son Cáncer (‘casa’ de la Luna) y Leo (la ‘casa’ del Sol), cuando resulta que la Luna y el Sol, el par primordial, originan la vida material y simbólica. Sigue leyendo Saturno en Escorpio, S.O.S.

Una bienvenida al otoño

otoño_pinterest_tela-de-araña Una bienvenida al otoño
La belleza (Libra) en la decrepitud (Saturno, exaltado en Libra)

Según convención astronómica, esta madrugada a las 4:29 h. (CEDT) hemos entrado en el otoño en el hemisferio norte. El equinoccio -una de mis palabras favoritas, que significa la igualdad entre el día y la noche-, al igual que el solsticio, sólo dura un instante, pero sirve a la moderna comunidad humana para determinar con exactitud un evento y organizar el calendario. Necesitamos anotaciones exactas, certezas, organizar, clasificar.

En esta parte del mundo el otoño oficial coincide con la entrada del Sol en Libra, signo de la caída del astro porque representa la debilidad de la luz solar, pero también la justicia del equilibrio y la equidad (día=noche). El 0º de Libra es muy importante para la astrología mundial o política, junto a los otros tres puntos de inflexión del año (solsticios y equinoccios), porque la carta astral que genera ayuda a discernir el ambiente general de la temporada.

Con cada año que pasa estoy más convencida de que la verdadera entrada en la estación la hemos efectuado mucho antes, a principios de agosto, coincidiendo con el festival mayor de Lammas o Lughnasadh que celebraban los antiguos europeos, pero esto es mucho más palpable en la naturaleza de latitudes más norteñas que en la zona templada y mediterránea donde vivo. Así, el equinoccio de otoño se llamaría Mabon y marcaría una culminación o un punto intermedio entre los grandes festivales de Lammas y Samhain (principios de noviembre).

Estos días de luz decreciente la naturaleza comienza a dar señales de quietud y los humanos también deberíamos seguir este fluir y comenzar a reducir la actividad, sobre todo física. Si decrece la luz del Sol aumenta el frío y ello nos ralentiza. Pero esta temporada todavía ‘carga’ con la sequedad del verano. Es tiempo, pues, de organizar lo obtenido y eliminar lo que no necesitamos; de planificar lo que gestaremos más adelante. Hagamos espacio a lo que está por venir.

Pero la organización de la vida actual -sobre todo en las ciudades- nos ata corto. Traicionamos los ritmos biológicos naturales con luz eléctrica, llegamos sobre activados a la hora del sueño y tratamos de paliarlo con sedantes, ese gran negocio. Si en esta época nuestro cuerpo comienza a resistirse a la actividad, no es que nos pase nada raro ni malo -de nuevo, el negocio de las vitaminas y reconstituyentes típicos del inicio de “curso”-, es que sencillamente somos Tierra y Cosmos, hij@s del Sol y de la Luna.

Saboreemos el simbolismo del final de la cosecha -de nuestra “cosecha”-, el progresivo declive de la luz solar, el frío creciente, la belleza en la decrepitud de la naturaleza, el anuncio del predominio de la noche sobre el día, el tiempo del reino nocturno que culminará en invierno. Demos la bienvenida a la oscuridad, que vuelve los contornos imprecisos, desdibuja las formas y favorece el vuelo de la imaginación.

¡Feliz equinoccio de otoño!

Vacaciones y compañer@s de viaje

Estamos en las fechas del típico parón veraniego. En vacaciones suele haber planes conjuntos, ya sea en familia o con el grupo de amigos. En definitiva, ¿qué sucede en un grupo de vacaciones, sea cual sea el tipo de grupo y la época del año? ¿Cuáles son las dinámicas básicas de relación, motivación, etc.? Hay veces que surgen los roces simplemente porque se hablan ‘idiomas’ distintos, aunque el objetivo sea común.6008nj Vacaciones y compañer@s de viaje

Voy a echar un vistazo a estas dinámicas basándome en los signos zodiacales, que es una premisa más bien de la astrología moderna y puede servir para hablar de la generalidad. Estas dinámicas, pues, se harán palpables en los nativos con un énfasis en el signo zodiacal (por la ubicación del Sol, Luna o Ascendente natales) y podrían retratar bastante bien las conductas que se muestran en esas circunstancias temporales pero intensas que se comparten con las amistades, a caballo entre la intimidad y la vida social. Lo importante es señalar que todos los signos tienen una aportación valiosa que hacer al grupo o, lo que es lo mismo, todos tienen su función y sería ideal un equilibrio entre todas. Sigue leyendo Vacaciones y compañer@s de viaje