¿Qué fue de Norma Jeane?

Esta madrugada del 5 de agosto se han cumplido 50 años de la muerte de Marilyn Monroe, la estrella de cine. Pero quizá deberíamos decir que quien murió aquella madrugada de domingo a los 36 años de edad, de forma abrupta y no del todo clara fue Norma Jeane Mortenson, la hija de una cortadora de negativos de unos estudios cinematográficos; la mujer frágil y tremendamente insegura que no pudo sobreponerse al desarraigo que sufrió por la enfermedad mental de su madre. La rubia Marilyn, sonriente, sexy y aparentemente relajada, era una fachada perfecta para la triste y dolorida Norma Jeane.

Al medio siglo de su desaparición física, su imagen sigue protagonizando la iconografía de nuestras vidas, incluso las de quienes nacieron mucho después de su fallecimiento. ¿Cuál es el secreto de su «inmortalidad»? ¿Por qué Norma Jeane llegó a ser un símbolo universal? El talento y el éxito Tenemos aquí a «dos mujeres», dos personalidades, dos apariencias, dualidad central en su vida y representada por su signo solar en Géminis (signo doble), enfatizado por hallarse allí Mercurio, dueño del signo y por lo tanto en domicilio, siendo además el Sol regente de su Ascendente. Esta posición natal indica inteligencia, amor por la lectura y la conversación (que se acentúan por el predominio del elemento Aire en su carta). Mercurio domiciliado junto al Sol en el XI signo indican también numerosas amistades y conocidos del ámbito de la profesión (se hallan al final de la casa X), vinculación con intelectuales así como reuniones amistosas o grupales en las que se ocupa el lugar central (Sol en la XI). La fuerte posición de Mercurio domiciliado y al final de la casa angular de la profesión también va asociado al arte dramático, en el que tan relevante resulta la palabra; concretamente, la estrella se reveló como una gran comediante (Mercurio) y más adelante pudo mostrar también su vena dramática; tampoco se le resistió el musical. A lo largo de los años se ha ido desvelando el amor de la actriz por la literatura, la lectura, el aprendizaje así como sus propios escritos y su inteligencia e ingenio, cualidades y facetas que mientras vivió quedaban ocultas tras el cliché de la -tonta- rubia platino. marilyn-monroe ¿Qué fue de Norma Jeane? El Ascendente en Leo representa su disposición para destacar, sobre todo por hallarse el Sol, su regente, en la casa X y XI signo, una posición (regente del Ascendente en la X) en la que resulta bien visible y que produce normalmente mejora de las condiciones sociales o progreso en la vida a través de la profesión y los contactos sociales. Efectivamente, Marilyn tuvo facilidad para destacar primero como modelo y después como actriz mediante su físico y su talento, triunfando a una edad temprana. El signo de Leo también está relacionado con la demanda de atención y reconocimiento a un nivel personal, vinculada sin duda con las primeras experiencias -satisfactorias o no- de la infancia. Es un signo creativo que anhela expresarse y obtiene los mejores resultados abordando las tareas como un «juego», sin presiones. El cuadro se completa con la conjunción del Sol y Mercurio, cuasi angulares, con la estrella fija Aldebarán, una de las cuatro estrellas reales de Persia, que promete un gran éxito en la vida a cambio de no comprometer la integridad. Las estrellas fijas, en una carta orientada hacia el éxito, aumentan las posibilidades de destacar, de «brillar».

gentlemen_prefer_blondes_movie_trailer_screenshot_16 ¿Qué fue de Norma Jeane?
Los caballeros las prefieren rubias

Si el Medio Cielo es el ángulo de la profesión y sus logros, su regente Venus (belleza, sensualidad, erotismo, feminidad) parece a priori un buen símbolo de lo que la actriz encarnó y es además el planeta oriental (que representa frecuentemente la ocupación en la vida); pero exiliada, en los últimos grados, cadente y desconectada del signo, no parece muy alentadora ni refleja el éxito obtenido. Creo que es la recepción mixta (domicilio-exaltación) de Venus en Aries con Marte en Piscis lo que ayuda a transformar la precaria Venus en un vehículo sexual de éxito. Venus y Marte son un «par» planetario relacionado con la sexualidad y el erotismo, y ambos cumplen funciones relevantes en las cartas de hombres y mujeres. La parte oscura de esta combinación, que sin duda le otorgó mucho atractivo, es la vertiente destructiva representada por la ubicación de Marte en Piscis en la VIII: vendría el éxito, pero también las adicciones y la muerte, que veremos más adelante. Venus en Aries refleja el tipo de mujer que la lanzó a la fama: sexy pero con la vulnerabilidad y necesidad de ayuda externa (recepción mutua) de todo planeta exiliado. Volviendo al Ascendente Leo de Marilyn/Norma, vemos que venía con un «extra»: Neptuno. Éste es uno de los planetas modernos y como tal, creo que siempre está conectado con el colectivo de una u otra manera. Es el planeta de la ilusión, de los trucos y engaños y también de la idealización extrema que, en una vertiente artística puede representar -entre otras cosas- la fotografía y el cine, que son dos modos de sustitución de la realidad pero generadores de emociones muy «reales» y que jugaron un gran papel en la vida de la actriz. Neptuno es uno de los extremos de una cuadratura en T, opuesto a la conjunción de la Luna y Júpiter, que tiene a Saturno como ápex. Vamos a ver esta cuadratura por partes. Los problemas En un sentido negativo, el «adorno» de la realidad o su «sustitución» por un sucedáneo puede obedecer al deseo de no enfrentarla. Así, Neptuno también es análogo de todo escapismo, huida del aquí y ahora mediante todo tipo de adicciones y las más conocidas son las drogas o el alcohol. Y como la realidad tiene límites y Neptuno la «rechaza», también es el enemigo de los límites. Pero en los límites (Saturno), que tan mala prensa tienen estos días (y esto tiene su explicación), que en una infancia razonablemente feliz se aprenden de forma amorosa y sin trauma, está la «piel» del individuo, sus puntos cardinales, su oriente, su personalidad, su identidad.

marilyn-monroe_bus-stop-8 ¿Qué fue de Norma Jeane?
Bus stop

Son conocidos los problemas que tuvo la artista con las drogas y el alcohol, así como su búsqueda incesante de una identidad, lo que en ocasiones puede fructificar, como en este caso, en una carrera como intérprete. La paradoja del crucial Neptuno de la carta de Marilyn es que, aunque ella buscaba la identidad (concreción, definición) precisamente por sentir su carencia (veremos que esto también está relacionado con Saturno), al mismo tiempo tendía a la fusión total con el otro (Neptuno opuesto a la Luna en VII), que es un eco de la necesidad de unión no satisfecha con la madre, una unión frustrada en este caso. Los aspectos tensos entre Neptuno y la Luna son frecuentes en temas natales con problemas de adicción, que consiste básicamente en sustituir una dependencia emocional por otra en forma de sustancia, alimento, juego, etc.; en definitiva, algo que sí esté alcance de la mano. La oposición se agrava con la participación de Júpiter, conjunto a la Luna, que todo lo aumenta. La cuadratura entre Júpiter y Saturno también resulta muy conflictiva, sobre todo porque envuelve a la Luna, representante de las emociones, la auto imagen y también de la madre. Los aspectos tensos entre Júpiter (alegría, emoción que sin duda sabía expresar muy bien) y Saturno (tristeza) pueden estar relacionados con la ciclotimia -los altibajos acusados del estado de ánimo- o incluso llegar a la bipolaridad; la cuadratura se agrava por la participación de Neptuno (idealismo, engaño, confusión, caos, desintegración). La madre de la actriz estuvo internada en varias ocasiones por sus problemas mentales y era recordada por ella como alguien distante que nunca le mostraba afecto y a la que apenas conocía en realidad. La Luna rige la casa XII, casa de secretos, enfermedad crónica y aislamiento (también los enemigos ocultos) y Acuario es un signo difícil para la Luna, sobre todo si se encuentra tan afligida como en esta carta. La Luna en la VII sugiere que los problemas de la madre se remontan a la abuela -materna- de la actriz, también representada por esa casa por derivadas. El afecto íntimo y personal que se supone que ha de proporcionar la Luna/madre, en el signo de Acuario se despersonaliza y adquiere distancia (signo regido por Saturno) y cálculo. Con buenos aspectos puede haber una madre algo excéntrica, no «maternal» al uso, pero amigable y ocurrente. Con la Luna herida como en este caso por la cuadratura de Saturno, regente del signo, el frío emocional puede ser devastador. Los malos aspectos entre la Luna y Saturno, dolorosísimos en una carta vulnerable como ésta, merecerían capítulo aparte. Básicamente describen el rechazo primigenio de la madre a la criatura que nace, o su separación de ella por el motivo que sea. Queda en la persona adulta la huella del rechazo en forma de tristeza -que puede llegar a la depresión- y la tendencia a «leer» en los demás antes el rechazo que la aceptación porque ése ha sido su primer aprendizaje. La percepción del propio cuerpo, que quizá ha recibido poco contacto de recién nacido, cuando más lo necesitaba, también es extrema y exigente y puede haber bastante descontento con la propia imagen. Esta Luna queda muy expuesta a los tránsitos tensos de Saturno, que proporcionan períodos difíciles de gestionar. Pero insisto en que un aspecto entre dos planetas no se puede aislar del conjunto de la carta. El MC y su regente, también representan a la madre, que en este caso está en Tauro y su regente, Venus, aparece en mala posición y débil por hallarse en casa cadente y exiliado. Las casas cadentes expresan lejanía y precisamente ésta fue una de las principales connotaciones asociadas a la madre. Venus en el signo contiguo al que rige implica también «desconexión», por lo que no puede «ayudar» al desarrollo de los asuntos de la casa. Venus es aquí, pues, una madre que no puede ser madre. Por derivadas, Venus está en la XII (aislamiento, desgracia, enfermedad crónica) de su madre (representada por la casa X de Norma Jeane, que para su madre es la I por derivadas), reflejando la realidad de sus internamientos en instituciones mentales. Por otra parte, Venus en Aries, en el exilio, depende totalmente del estado de su dispositor, con el que se encuentra en recepción mixta por domicilio-exaltación. Lo malo es que Marte está en la VIII (muerte), así que la colaboración que ofrece es más bien descartable… Esta combinación me sugiere alcoholismo, drogas o dependencia de medicamentos por parte de la madre, e incluso intentos o amenazas de suicidio presenciados por la pequeña Norma; por otro lado, también podría estar relacionada con los abusos sexuales que sufrió la actriz, como un eco de los que muy probablemente padeció su propia madre. Volviendo a Neptuno, relevante y asimilado a la personalidad por estar en primera casa, vemos que no recibe auxilio sino que queda en peor posición por la cuadratura en T de la que forma parte. La exageración que proporciona su oposición con la Luna y Júpiter podría haber quedado compensada por un Saturno fuerte, estable, anclador en la realidad material. También la presencia de planetas en signos de Tierra afianzan los pies sobre el suelo. Pero Marilyn no tenía ningún planeta en Tierra, elemento determinante para gestionar la supervivencia, lo contingente (otra vez los límites): comida, higiene, asuntos monetarios… Y su Saturno en IV, la casa que representa el hogar, el atavismo, los orígenes familiares y al padre, está cuadrando (rechazando, poniendo a prueba) a Neptuno (fantasía, inconcreción), a la Luna (emociones, la madre) conjunta a Júpiter (bienestar, crecimiento, y por regencia de casas, los hijos y la muerte). Pero además, lo que empeora este cuadro ya de por sí difícil es que Saturno (límites, responsabilidad, estructura, el padre) está retrógrado. Saturno retrógrado (una condición maléfica para los antiguos) representa la percepción por parte del propio nativo de la inconsistencia de su «edificio» (Saturno), es decir, del esqueleto físico y/o emocional. Esta inconsistencia genera una constante duda porque el «edificio» (la estructura de la individualidad) es percibido por el nativ@ siempre a punto de caerse. Para paliar esto frecuentemente se busca con o sin éxito un «padre» (Saturno), algo en forma de persona, actividad o cosa que haga una función estructuradora o al menos de andamiaje (¡tan propio de las tareas saturninas!), que proporcione la solidez necesaria para acallar el presentimiento constante de que un@ va a fallar en cualquier momento, que no se va a estar a la «altura» o que el mundo se va acabar cuando menos se lo espere («sin duda» a causa de los propios errores). Esa duda es la raíz de una inseguridad -y el miedo aparejado- que parece inagotable porque la retrogradación (movimiento contrario al «natural») vuelve como en un bucle una y otra vez a los caminos ya recorridos, se retroalimenta, bloquea el avance, el tránsito normal y lamentablemente no mengua con la inteligencia, con el mérito, con el éxito, con los logros; es más, quizá el éxito, al aumentar la «responsabilidad» (función saturnina) de cara a los demás y a las propias expectativas, haga crecer la angustia en vez de alimentar la autoestima; es conocido el pánico escénico que sufría en los rodajes, que trató de aliviar con psicoanálisis y medicamentos. ¿Quién lo hubiera imaginado, viéndola en sus películas? Por eso es tan difícil de empatizar y entender desde la percepción externa de las personas que aman al nativ@ pero que se ven impontentes para rescatarl@ del remolino. Este problema, aunque muy difícil de resolver, creo que tiene posibilidades de solución cuando a modo de primer paso, el nativ@ es comprendido y empatizado más allá de la apariencia externa, una especie de muro saturnino -fachada- que dificulta la visión del interior. Esta vivencia del Saturno retrógrado será más o menos intensa según esté el planeta vinculado o no por posición o aspecto con puntos vitales de la carta: angularidad y/o aspectos con el Sol y/o la Luna o que Saturno sea dispositor de planetas personales. En la carta de Marilyn, Saturno retrógrado ocupa una relevante posición por estar angular (casa IV) y por ser el primer regente -y principal- de la triplicidad del Sol en Aire, con el que además no puede colaborar porque están en signos «desconectados». Saturno también es el ápex de la cuadratura en T con Neptuno opuesto a la Luna y Júpiter. Se enfrenta o desafía, pues, la inconcreción personal de Neptuno en I y la necesidad de alimento y seguridad emocional de la Luna en VII. Saturno mal aspectado con la Luna (o con el Sol) es frecuente indicio de desatención en la infancia o que los cuidados se prestan con severidad. Saturno retrógrado en la casa IV, el planeta que la amenaza desde un hogar precario, también refleja la ausencia del padre, puesto que nunca conoció al suyo; ni Mortenson ni Baker son apellidos del verdadero progenitor. Saturno retrógrado representa asimismo a los padres «falsos» que tuvo a lo largo de su peregrinaje por distintos hogares de acogida y sus aspectos tensos, la huella del frío emocional y la carencia de recursos materiales. Saturno cuadra a Júpiter, regente de la casa V, que es también la de la sexualidad: se sabe que algunos de sus «padres falsos» de fachada respetable (Saturno retrógrado) abusaron de ella. Aquí creo que juega también el factor del signo donde se halla Saturno, Escorpio que, en un sentido negativo -por la naturaleza de esta carta-, describiría experiencias en el hogar extremas y conectadas con la sexualidad y/o la muerte y relacionadas con personas «mayores». El castigo de Saturno retrógrado vinculado con Neptuno, Júpiter y la Luna se establece aquí como un bucle irresoluble, un volver una y otra vez a los mismos temas dolorosos sin encontrar la salida. De hecho, he leído que cuando de niña permaneció en hospicios -alternando con periodos en hogares de acogida-, hubo familias que quisieron adoptarla pero no fue posible porque la madre, que en realidad era incapaz de atenderla, se negó siempre a ceder la patria potestad. Una vez más, Norma Jeane era una posesión, un objeto. La Luna de la carta, en el camino hacia la conjunción con Júpiter (bienestar), se encuentra antes con la cuadratura/muro de Saturno… El dispositor de un planeta (el regente del signo que ocupa) puede indicar por su posición en casa y signo, una salida a la situación o su evolución. Tampoco hay ayuda aquí. El dispositor del Saturno en Escorpio de Marilyn es Marte, otro maléfico, situado en la casa de la muerte (VIII). La muerte La casa VIII de Norma/Marilyn describe un tipo de muerte no natural (Marte), abrupta (Urano) e indefinida (Piscis) o ambigua; Piscis es también un signo doble: hay más de una versión sobre lo sucedido. Se ha admitido oficialmente la sobredosis accidental de barbitúricos, cuando también se ha especulado con el suicidio y el asesinato, ambas hipótesis perfectamente creíbles a la vista de su casa VIII. Yo me inclino por el asesinato (como hipótesis, claro). Quizá es la opción más dramática, pero esto tiene su explicación astrológica. Marte es el planeta que representa la capacidad de autoafirmación, el impulso al movimiento y al despliegue de la fuerza muscular y el instinto de defensa y agresión. En su versión negativa, simboliza la imposición por la fuerza bruta, la violencia y el daño físico. En este horóscopo cumple un papel claramente negativo por ser una carta de secta diurna y estar Marte adscrito a la secta contraria, la nocturna, que es la que atempera sus cualidades extremas. Y lo más inquietante es su ubicación en la casa de la muerte (también crisis, dinero que se debe, lo que nos falta), una de las más difíciles de la carta. Aunque muy amplia, si atendemos los orbes planetarios Marte se relaciona con el Sol de Marilyn mediante una cuadratura, siendo el Sol el punto vital por excelencia de una carta. En este horóscopo el Sol es además Hyleg por su ubicación en zona afética y vinculación con el regente de su grado; este Sol, de partida, ayudado por la dignidad de su dispositor Mercurio, indica buena constitución física y salud. Marte es claramente el Anareta (planeta «matador»), por ser un maléfico en la casa VIII.

marilyn-monroe_progresiones-muerte ¿Qué fue de Norma Jeane?
Carta progresada de la muerte

El reloj microcósmico que representa la carta de Marilyn/Norma, avanzado mediante progresión secundaria hasta el 5 de agosto de 1962, señala claramente la muerte. El Sol ha llegado por un lado al encuentro partil con Plutón (violencia oculta, desintegración, manipulación), que procede de la XII natal (casa de desgracia, de secretos y enemigos ocultos) y por otro está a un minuto de la cuadratura partil con Marte progresado. La progresión del Sol parece activar el gran trígono natal en Agua entre Marte (casa VIII), Plutón (casa XII) y Saturno (casa IV, el final de la vida). No me voy a extender en otras técnicas de prognosis, que también reflejan este momento tan crítico. También encontramos que Venus progresada se encuentra en el grado del Sol natal: esta conjunción puede indicar tanto un potente enamoramiento como también un embarazo (quizá una niña). El Sol natal está en el doble signo Géminis, los «hermanos». Notable y conocida es su relación con John F. Kennedy (Sol natal en Géminis), estando también en el aire el rumor de su relación con el otro Kennedy, Bobby, hermano del presidente y en aquel tiempo fiscal general de los EE.UU. (como un ministro de Justicia). Otra posibilidad es que Robert se vinculara con la actriz como intermediario, emisario de su hermano.

monroe-and-kennedy ¿Qué fue de Norma Jeane?
Marilyn entre los hermanos Kennedy: Robert (izquierda) y John. Tras el “Happy Birthday Mr. President”, fue el último acto público (19 de mayo de 1962) al que asistió antes de su muerte

Se dice que una de las máximas ilusiones de Marilyn/Norma era ser madre (Luna conjunta a Júpiter, regente de la V) pero todos sus embarazos conocidos fracasaron en forma de abortos espontáneos y es que, antes de llegar a la conjunción con Júpiter (descendencia), la Luna (maternidad, fertilidad) cuadra con Saturno, el gran «impedidor» de los embarazos (en los mejores casos los retrasa). Pero unos cuantos abortos en una mujer joven no representan en absoluto la imposibilidad de tener hijos y más con la ayuda de Júpiter. La conjunción de la Luna con Júpiter (clásico indicio de fertilidad, siendo además Júpiter regente de la V -hijos-) podría también representar un embarazo rechazado (cuadratura de Saturno) por la pareja (Saturno rige la VII) y que además provocaría una ruptura afectiva (Saturno cuadra a la Luna y a Júpiter en la VII). La otra casa que rige Júpiter es la VIII, la de la muerte. Estos dos temas: embarazo y muerte, quedarían asociados con esta configuración. Se ha dicho que los Kennedy habían roto con ella poco antes de su muerte. Como ya he comentado antes, la llegada de Venus progresado al Sol natal me sugiere un fuerte enamoramiento (¿de un Géminis o de dos hermanos?) y, probablemente también, un embarazo (¿gemel@s?). Imagino la ilusión renovada de Marilyn después de una temporada de baches y oscuridad porque quizá creyó encontrar al hombre de su vida (llegada de Venus al Sol) así como el mazazo que pudo suponer el rechazo de la paternidad y la probable ruptura por parte de su amante. Imagino también que la actriz, desesperada por verse de nuevo abandonada (Saturno en aspecto tenso con la Luna: la huella dolorosa del rechazo primigenio), amenazaría con el suicidio o quizá con publicar (Sol en Géminis) el asunto. Saturno en Escorpio, que nos hacemos una idea de lo extremista y drástico que puede ser el gran maléfico en este signo, es el regente de la VII, la de las parejas y, al mismo tiempo, enemigos declarados, así como dispositor de Júpiter, el regente de la casa de la muerte. Saturno en Escorpio me sugiere (como en la carta -evento- del asesinato de Falcone) a alguien de autoridad (Saturno) que organiza el escenario de la muerte (casa IV -finales- en Escorpio): es probable que los «emisarios» de Saturno encontrasen a la actriz viva todavía a pesar de la sobredosis, porque lo que trataba, probablemente, era llamar la atención, y que una vez allí terminasen discretamente lo que ella había empezado. Al parecer, desaparecieron sus notas y diarios y además la habitación había sido «ordenada» por su ama de llaves antes de la llegada de la Policía. El FBI ha reconocido haber «extraviado» los archivos sobre Marilyn Monroe, a la que espiaba 24 horas al día (Plutón en la XII) desde los tiempos de su matrimonio con el autor Arthur Miller, de ideología izquierdista. Esta institución, que debería haber estado al servicio de la Fiscalía de los EE.UU., estaba dirigida en cambio por un enemigo acérrimo de los Kennedy: John E. Hoover, del que también se especula que guardara expedientes súper confidenciales sobre algunos personajes relevantes para así poder ejercer poder personal sobre ellos (Plutón, de nuevo…). También, según algunas fuentes, parece que las vísceras de la actriz desaparecieron tras la autopsia (el Sol y Plutón progresados se «encuentran» en Cáncer en el momento de la muerte, que rige algunas vísceras), estando perdidos también los resultados de los análisis. Siguiendo con la hipótesis, y para terminar con el asunto de la muerte, puede que el FBI hiciera el «trabajo sucio» por el «bien» de los hermanos Kennedy y del país, con lo que además consiguiera meterlos en cintura… Sea como sea, desapareció todo rastro conducente a una aclaración de lo sucedido en torno a la muerte, algo que persiste 50 años después con este extraño extravío de los documentos y que quizá esté representado en el trígono (estabilidad, permanencia, facilidad) de Marte a Plutón en la casa de los secretos. marilyn_monroe_briefmarke ¿Qué fue de Norma Jeane? La inmortalidad La carta de Norma Jeane refleja el éxito que alcanzaría profesionalmente como Marilyn. En este sentido, es importante la angularidad de dos de los tres regentes de la triplicidad de la luminaria principal de la carta, el Sol -por ser carta diurna- en signo de Aire: sus regentes son Saturno (angular en la IV), Mercurio (sucedente en una casa afortunada, muy digno por estar domiciliado) y Júpiter (angular en la VII, la casa también del público). La posición de Júpiter y Saturno además en signos fijos refuerza esta condición y probablemente hace su efecto duradero. Por otro lado, Saturno está en Escorpio (muerte) en la casa de los finales y Júpiter es el regente de la VIII (muerte) y ya sabemos que los mitos sólo alcanzan esa condición después del tránsito al otro mundo, sobre todo si lo hacen con un cuerpo joven y bello que no envejecerá nunca. Otro factor que añade brillo, que he mencionado ya, es que Mercurio y el Sol quedan a menos de dos grados de la conjunción con la relevante Aldebarán. Pero más allá del éxito, que es común a muchos mortales, aunque no mayoritario, desde luego, hay todavía algo que se escapa a lo racional, porque Marilyn es una presencia icónica que no pierde fuerza dos generaciones después de su desaparición física. El Ascendente de la carta está en Leo, signo fijo, emblema de la realeza. El grado del Ascendente, si la hora es correcta, queda dentro del segundo decanato del signo, cerca de la mitad, la zona correspondiente a los grados Avatar. He realizado un trabajo sobre estos grados (siempre a mitad de los signos fijos) y no me cabe duda de que tienen que ver con la conexión de la carta con el colectivo humano y con la entrega a los demás que exigen a su poseedor/a. Si a una carta con grados Avatar destacados le añadimos la angularidad de los regentes de triplicidad, sobre todo si están de acuerdo con la secta y el añadido -no esencial- de unas estrellas fijas importantes, tenemos un conjunto de factores que nos indican que muy probablemente estamos ante una carta y un ser humano o evento universal. De hecho, la misma fecha de su muerte presenta al Sol en estos grados, señalando la notoriedad y gran impacto mundial que tuvo el suceso. El mito Como a toda estrella o personaje famoso, sólo conocemos a Marilyn Monroe a través de las múltiples imágenes animadas o no que han quedado de ella, pero no hay rastro allí de pose ni pretensión y éste es uno de los secretos de su tremenda fotogenia. Su entrega al objetivo de la cámara es absoluta. Todo en ella resulta auténtico, veraz y conmovedor. Yo no diría que es un mito erótico o que su inmortalidad radique en ello. Por supuesto que fue una de las actrices más atractivas vistas en la gran pantalla, un rentable símbolo/objeto sexual de su tiempo y así la vendió la gran fábrica de sueños al público, mientras ella trató siempre de escapar del encasillamiento. Podría haber sido una rubia sexy más, pero su universalidad radica en que fue una combinación única de erotismo e inocencia, sensibilidad e inteligencia, conectados estos cuatro elementos por la quintaesencia de la vulnerabilidad, mostrando sus «heridas» sin pudor y más allá de cualquier desnudo físico. El cliché quedó pulverizado cuando a través del personaje «Marilyn», la pequeña Norma emergió con todo su maltrecho equipaje. Está todo ahí, en las imágenes: su dolor, su miedo y también su alegría y la esperanza de ser amada algún día. Norma Jeane murió y se convirtió en Marilyn, pura humanidad.

462px-barris_marilyn_monroe ¿Qué fue de Norma Jeane?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *