Maternidad trágica

El pasado jueves 29 de septiembre conocimos tres sucesos en los que la maternidad era protagonista en un sentido muy trágico: en Madrid, un bebé nacía de una madre moribunda, víctima de un homicidio inexplicable frente a su propia madre, abuela del niño; en Jaén, una madre mataba a sus dos hijos.

Los tres acontecimientos sucedieron en aproximadamente hora y media. Para la Astrología, transcurrieron dentro del intervalo de tiempo de la oposición partil de la Luna a Júpiter.

La Luna, significadora tradicional de la maternidad y que desde su adoración primitiva ha dado lugar a numerosas divinidades relacionadas con la procreación y la fertilidad, derivadas más tarde en la figura de la Virgen María, se encontraba en Escorpio, signo de su caída y domicilio del maléfico Marte, planeta asociado a la violencia y en su peor versión regente de los homicidios.

En el incidente de Madrid, además de la arbitrariedad del ataque (Urano angular conjunto al Ascendente) puesto que el agresor no conocía de nada a sus víctimas, encontramos otro elemento desconcertante destacado que es el hecho de que haya sucedido en una iglesia. En la carta del ataque encontramos el Nodo Norte de la Luna en Sagitario (religión) en la IX (religión, ceremonia, rito), en los 16º 54´; para el astrólogo Charles Carter, el 17º grado de Sagitario-Géminis es un grado de homicidio. En la carta del parricidio, ocurrido en la casa familiar, el eje de los nodos se halla en las casas IX-III, pero en los signos X y IV: madre y hogar.

La carta del tiroteo, que he levantado para las 19:55 h. puesto que se ha publicado que comenzó poco antes de las 20 h., tiene Ascendente Aries, el otro domicilio de Marte y signo asociado a la cabeza, la zona del cuerpo dañada mortalmente en la víctima. El suceso fue abrupto, rápido, arbitrario: Urano está en conjunción con el Ascendente. El homicida no está en sus cabales, incluso dice que le “persigue el demonio”: su cabeza (Aries) es errática (Urano). La carta de El Loco, en el Tarot, está asociada a Urano. Se suicidará alojando también una bala en la cabeza a través de la boca. madre-ahoga-a-sus-hijos1 Maternidad trágicaEn Jaén parece que la madre mató a sus hijos ahogándolos. Aquí el Ascendente es Piscis, el signo más acuático de todo el Zodíaco.

Para abreviar, y porque hay más información disponible, me voy a ceñir sobre todo en el análisis de la carta del tiroteo en la iglesia. Marte, por ser regente del Ascendente representa al agresor; el mismo planeta rige Escorpio situado en Casa VIII, la de la muerte. El tiroteo comienza muy pocos minutos antes de la puesta del Sol, la carta es todavía diurna. homicidio-de-embarazada-y-suicidio-en-iglesia Maternidad trágicaMarte, asignado a la secta nocturna, presenta aquí su peor versión por estar en la secta contraria. Esto está más claro todavía en la carta del parricidio porque ocurre sobre las 19 h.

En la carta del tiroteo en la iglesia vemos que Marte va a la Casa V, la de los hijos, la procreación, el embarazo. El agresor, cuando entra en la iglesia se dirige inmediatamente hacia la mujer embarazada y le dispara en la cabeza delante de la madre (otra maternidad trágica) de la víctima. A continuación dispara a otra mujer en la espalda (zona del cuerpo regida por Leo, donde se halla Marte) y acto seguido se suicida. Todo sucede en muy poco tiempo, imagino que coincide con la puesta del Sol.

El Sol es también el almuten del Ascendente y vemos que va a la Casa VII en Libra, signo de su caída. Representa la faceta del agresor que está precisamente en caída: fue un deportista (Aries, exaltación del Sol) con un nivel de vida aceptable que se había convertido en un hombre “demacrado” a raíz del abandono y denuncia por maltrato efectuada por su pareja (VII) encinta. Se relacionan estos hechos con la agresión en la iglesia a la embarazada. Y qué casualidad que el único cuadro o foto que había en el piso del homicida era un cartel de la película Kill Bill, historia en la que la protagonista busca venganza una vez se recupera de un intento de asesinato en el que, estando embarazada, recibe un tiro en la cabeza en plena ceremonia de su boda en una pequeña iglesia. En la saga cinematográfica, el bebé, una niña, sobrevive y acaba reuniéndose con su madre.

Volviendo a la carta del tiroteo, el regente de la V, la Luna, que representaría a la mujer embarazada, va a la Casa VIII, la de la muerte. La Luna, por aspectos, va de la cuadratura a Marte (violencia) a la oposición con Júpiter. Esta oposición aplicativa (en el momento del tiroteo todavía no se ha formado) indica un dilema en el futuro inmediato. Júpiter es el regente tradicional de la progenie, de la descendencia. Es el dilema de la médico del Sámur que confiesa que tuvo que decidir entre seguir reanimando a la madre (que previsiblemente iba a morir de todas formas) y salvar al bebé, puesto que era un embarazo de 40 semanas. La madre (Luna VIII Escorpio) contrapuesta al bebé, a la continuación de la vida (Júpiter II Tauro conjunto a la Fortuna). Se decidió pues, abandonar la reanimación de la madre y salvar al niño (varón: Marte en V en signo masculino) mediante una cesárea de urgencia (Marte en V). El niño nació en parada cardiorrespiratoria y se le tuvo que reanimar. Tras una presentación fugaz al padre en estado de shock, fue trasladado a la UVI de neonatos del Hospital de La Paz.

El niño nació apenas media hora después del homicidio de su madre. He levantado la carta para las 20.25 h. El Sol ya se ha puesto y por lo tanto es una carta de secta nocturna. Manda la Luna, dueña de esa secta y Marte pierde parte de su malignidad. El Ascendente sigue en Aries y ahora Marte, que es su regente, representa al niño. Un momento… ¿Marte representa al asesino y también al bebé? Lo explicaré después.

bebc3a9-pc3b3stumo-de-madre-tiroteada Maternidad trágicaNace con parada cardiorrespiratoria (Marte en Leo: corazón) pero los servicios médicos del Sámur consiguen reanimarlo: Marte en sextil a su dispositor, el Sol que, conjunto a Mercurio representa a los sanitarios. La dueña del signo donde se halla el Sol es Venus, por lo tanto la jefa del grupo es una mujer. El Sol (vitalidad, corazón) está débil en Libra, pero tiene la ayuda de sus regentes principales, Venus y Saturno, presentes en el signo: están fuertes, dignos, actúan de la manera más conveniente. Venus además ya está en su secta, la nocturna.

La agrupación planetaria en Libra en la carta del tiroteo se halla en la VII (asociados, enemigos, público) y representan al público en la iglesia, los “enemigos” del agresor. En la carta del nacimiento del niño este grupo está en la casa VI (enfermedad) cuya cúspide está en Virgo, signo relacionado con la práctica médica, por lo que representan al grupo de sanitarios que le atendió y salvó.

La Casa X en Astrología natal corresponde a la madre. En la carta del niño está en Capricornio y en ese signo, aunque ya en Casa IX se encuentra Plutón que, en vez de describirla a ella indica las circunstancias en las que se encuentra la madre en el momento del nacimiento. Precisamente a las 20:03 se había producido la conjunción exacta entre ese planeta y la cúspide de la Casa X o Medio Cielo, hora que debe ser muy próxima a la del disparo.

Saturno, regente del MC y representante de la madre se halla en el ángulo descendente o cúspide de la VII que para los astrólogos helenísticos es un lugar de muerte porque corresponde al ocaso, donde se pone el Sol. Es un Saturno muy digno en su signo de exaltación conjunto a Venus, su dispositora (dueña del signo). Tanteando los límites de lo que esta carta nos puede mostrar, recuerdo que se ha repetido en prensa el esfuerzo de la madre por quedar embarazada y la ilusión que le producía su maternidad. Saturno está conjunto a Venus, regente de Libra en Casa VII, que por derivadas corresponde a la abuela materna: la madre del niño estaba con su madre cuando murió. La fortaleza de esos significadores es de esperar que ayuden a sobrevivir al recién nacido puesto que además Venus es el almuten de la carta y está en su secta. De todos modos, la carta es complicada y no disponemos de la hora auténtica. Aunque sobreviva, se puede apreciar debilidad física y dependencia de ayudas externas.

La cesárea y el parricidio, ocurridos dentro de la oposición partil de la Luna a Júpiter, incurren en una curiosa inversión: en el primero la madre es la víctima de un homicidio y fallece; en el segundo la madre es la homicida y fallecen los hijos. Si en el parricidio los hijos son las víctimas, para rematar el reflejo el bebé debería ser el “causante” de la muerte de su madre. De alguna manera indirecta lo es porque la médico del Sámur que realizó la cesárea cuenta que en pocos segundos tuvo que decidir dejar la reanimación de la madre para centrarse en el bebé. La madre, muy débil, todavía vivía cuando se optó por la intervención quirúrgica de urgencia.

Los dos sucesos representan pues situaciones inversamente simétricas. En Astrología hay una configuración que describe esto mismo. Los antiscios son grados reflejos o simétricos a uno y otro lado del eje de los solsticios (0º Cáncer-0º Capricornio). Los contraantiscios relacionan grados reflejos pero inversos, o lo que es lo mismo, grados reflejos a lo largo del eje de los equinoccios (0º Aries-0º Libra). Tenemos aquí que el Ascendente estimado (no tengo la hora auténtica del hecho) del parricidio está en Piscis, aproximadamente en los 16º del signo; su contraantiscio o reflejo inverso está en 13º de Aries; la cesárea tiene un Ascendente aproximado en 18º de Aries; su contraantiscio o reflejo inverso está en 11º de Piscis. Es decir, vemos que ambos signos hacen contraantiscio y los grados quedan relativamente cerca. Si tuviéramos las horas exactas de los dos sucesos, ¿encontraríamos que son inversamente simétricos por la conjunción? ¿Coincidirían los grados?


2 comentarios sobre “Maternidad trágica”

  1. Excelente análisis. Triste noticia.
    En cualquier caso, ¡enhorabuena! Has hecho una reflexión estupenda, profunda y seria.
    Leer Astroglifos es un lujo y un regalo que nos haces a todos los amantes de la Astrología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *