Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología

Futbolín_cartel Unos estrenos de cine a la luz de la AstrologíaA finales del año pasado leía la noticia “El cine español se estampa en Navidad“. Un titular muy gráfico. Entre otras producciones poco vistas, como “Ismael”, se destacaba el hecho de que una película hispano argentina de animación, “Futbolín” (“Metegol” en Argentina), dirigida por el afamado Juan José Campanella, había fracasado rotundamente en España mientras que según el artículo, en Argentina había sido un éxito apabullante. El fracaso en España, por lo tanto, era absolutamente inesperado y chocante. Dejando a un lado las inevitables diferencias culturales entre ambos países, aprovechando la excelente información que brinda la IMDB.com, me he puesto a indagar en las fechas de estreno, tanto en España como en Argentina y me he encontrado con unos mapas astrológicos bastante dispares.

Futbolín se estrenó en Argentina en verano, el día 18 de julio de 2013. No tengo ni idea de cuál fue la hora del estreno, pero es de destacar que en Buenos Aires, a partir de las 15 h. la Luna estuvo en el signo de Sagitario por lo que imagino que la película se estrenaría con la Luna en ese signo.  Trazando la carta a una hora aleatoria de la tarde, por ejemplo, a las 16 h., tenemos este gráfico astral:

Futbolín-película-estreno-en-Argentina Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología

Lo primero que hay que  destacar es la fase de la Luna, creciente. Siendo la Luna la representante del público, de las masas, esta fase indica público en aumento. La sizigia previa de esta carta es una Luna nueva precisamente en Cáncer, lo que refuerza la importancia del signo y de la propia Luna. Pero además, la distribución planetaria es especial. Si la Luna está en el signo de Sagitario, relacionado con el deporte, vemos una acumulación de planetas en Cáncer, signo regido por la Luna. Se trata de Marte, Júpiter, Mercurio y el Sol, nada menos. Por su regencia lunar, Cáncer también está vinculado al público y la presencia aquí de Júpiter, que en este signo está en su exaltación, multiplica los significados del signo. Luna y Júpiter son dos “planetas” amigos, estrechos colaboradores y se refuerzan el uno al otro. Y más allá de esto, resulta que Júpiter y la Luna se hallan cada uno en el signo domicilio del otro, es decir, que están en recepción mutua. Júpiter está, además, conjunto a Marte, reforzando la analogía deportiva (Marte = competición, esfuerzo muscular). En el improbable (en mi opinión) caso de que el estreno se hubiese producido antes de las 15 h., con la Luna en Escorpio, tendríamos una recepción mutua entre la Luna y Marte, que también se habría visto beneficiada por esta particular configuración planetaria.

Y hay todavía otra circunstancia que añade relevancia a esta fecha y es la fase del planeta Júpiter que, oriental al Sol (le precede según la rotación diaria, en el sentido de las manillas del reloj), se encuentra en un momento muy especial, que es el de su elevación heliacal. La elevación heliacal se produce en los días que un planeta emerge de los rayos del Sol y ello simboliza una especie de nuevo nacimiento para el planeta. En este caso, Júpiter rige todo tipo de expansión. Júpiter oriental al Sol y en su elevación heliacal supone un poderoso respaldo al Sol y a las “empresas” que nazcan por entonces. Esos días suelen marcar importantes nacimientos, como por ejemplo en su momento el de Nelson Mandela o, volviendo a este mismo verano de 2013, el nacimiento del príncipe Jorge de Cambridge.

Vemos también que al estar ambos en signos contiguos, la Luna no se verá afectada por Saturno, planeta de las restricciones y el bloqueo. Saturno además se halla en Escorpio, un signo muy peligroso para la Luna por ser el de su caída. Si su naturaleza esencial ya hace de Saturno (sequedad) un grave obstáculo para la Luna (humedad), la estancia de estos años en Escorpio lo convierte en su enemigo implacable. Cada vez que la Luna se encuentre por aspecto con Saturno, sobre todo si es un aspecto tenso (cuadratura y oposición), ella va a “sufrir”.

En fin, como si se tratara de una fecha elegida, el día del estreno de la película en Argentina era verdaderamente afortunado, tanto por la especial disposición de los planetas y la relación entre ellos como por la analogía del signo de Sagitario (deporte) con el tema de la película, signo que condensaba toda la fuerza de la configuración.

Echemos un vistazo al otro estreno, el que se produjo en Madrid, el 20 de diciembre de 2013.

Futbolín-película-estreno-en-España Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología

Vemos que el Sol está en Sagitario, lo que nos trae de nuevo la analogía del deporte, pero se ubica en los últimos grados del signo, a punto de entrar ya en Capricornio. Los últimos grados de los signos tienen mala fama. Son grados críticos que suponen finales de ciclos o fases y situaciones tardías, quizá aludiendo a un innecesario retraso en el estreno de la película. Además, los grados finales suelen estar en términos de maléficos. En este caso, el Sol está en el término de Marte, que aunque refuerza la analogía deportiva se encuentra muy debilitado en Libra, signo de su exilio y además, empeorando la configuración, Libra es el signo de caída del Sol. En la carta anterior, el regente del término del Sol es también un maléfico, Saturno, pero la cadena de regencias nos lleva a través de Marte hacia la Luna, cuya buena situación ya hemos analizado.

Si se trata de apoyar a la Luna, o de que la Luna se encuentre bien configurada para favorecer la afluencia de público, vemos que el 20 de diciembre se encuentra en Leo, signo que favorecería al Sol, pero habiendo pasado ya la fase llena, está ya decreciendo, menguando en luz. Quizá el signo de Leo señala las grandes expectativas que se tenían del estreno. La sizigia previa (Luna llena) se produjo en 25º 36′ de Géminis y tenemos al regente (Mercurio) exiliado y combusto. Además, Júpiter, regente del Sol (la oposición a la Luna), sigue en Cáncer, pero ya retrógrado, con lo que aparentemente no va a poder proporcionar lo que “promete”.

Júpiter, sin embargo, es un planeta muy luminoso en esta fase, porque ha alcanzado casi su máxima distancia respecto del Sol y se dispone por ello a recibir un máximo de luz, como una Luna llena. Pero esta situación es muy general, Júpiter es un planeta lento y el evento particular del estreno (del que no tengo la hora) se perfila con los planetas más rápidos. La Luna en Leo está desvinculada del benéfico Júpiter al hallarse en el signo contiguo (Géminis), que es además el del exilio de Júpiter, cuadra los Nodos (siempre relacionados con el público y con “turbulencias”), realiza un sextil de poca ayuda a Marte (maléfico) y sobre todo ¡va hacia la cuadratura de su archi enemigo Saturno en Escorpio! La Luna, significadora del público, se encuentra aquí, más que con un jarro de agua fría, con un duro y rocoso iceberg… lo que nos lleva al “naufragio” del filme en tierras españolas…

En cuanto al estreno de la prometedora “Ismael“, nos encontramos con esta lamentable situación:

estreno-de-Ismael-película Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología

La Luna, más menguada todavía el día 25, ha entrado en su último cuarto. Unida al maléfico Marte, realiza una cuadratura al Sol -implicada en una configuración muy tensa- en la que ambos están en signos de mutuo aborrecimiento: la Luna en el de la caída del Sol (Libra) y el Sol en el signo de exilio de la Luna (Capricornio). Sigue vigente una sizigia previa en Géminis que no favorece los asuntos de la Luna.

Vaya configuración planetaria para una Navidad. De todos modos, siempre nos encontramos estas fechas con el Sol en Capricornio, que es un signo regido por el melancólico Saturno. ¿Será por eso que las navidades resultan ser a menudo unos días complicados o incluso tristes? Es que este signo

ismael-pelicula-imagen-004-300x180 Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología
Fotograma de ‘Ismael’

favorece antes el negocio (gran época comercial), la actividad (los preparativos de las reuniones familiares) y el compromiso (reuniones familiares o cenas laborales prácticamente ineludibles) que el propio afecto. En lo que respecta a esta película, la carta es demasiado triste y tensa como para general simpatía por cuestiones afectivas y familiares.

Crecer en luz fortalece la Luna, a falta de otros apoyos, pero a la vista de otros estrenos que he visto a través de las posiciones planetarias (sin hora), además de la “dignidad” de la Luna me parece importantísima su ubicación respecto de los maléficos (Marte y sobre todo Saturno), puesto que son quienes más la pueden perjudicar. También resulta fundamental la sizigia (Luna nueva o llena) previa al evento.

Hay mucho dinero en juego en estos estrenos. Rectifico: hay dinero, muchísimo riesgo, mucho esfuerzo, amor al arte, ilusiones, lágrimas, medios de vida, trayectorias profesionales, prestigio y, además, está la imagen tanto interna como internacional de una cinematografía (absoluto error cometen quienes, desde los gobiernos, no dan importancia a este factor; a ver cómo creen que EEUU ha creado su “marca”).

¿Una “mala” Luna -o carta- puede perjudicar un buen proyecto? La respuesta la tendríamos en los fracasos “inexplicables” de algunas buenas películas que a veces, después de mucho tiempo (Saturno) han encontrado su reconocimiento, pero para entonces la vida de sus creadores y participantes ya ha dado muchas vueltas y la recompensa no les alcanza ya. Por el contrario, ¿elegir una fecha con una Luna favorable puede revertir un proyecto desastroso? Es más que probable que contribuya a minimizarlo. Y algo es algo.

2 comentarios sobre “Unos estrenos de cine a la luz de la Astrología”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *